Cartel Cocido Madrileño Madrid
0 0
Read Time:4 Minute, 32 Second

Dejando de lado el efecto capital de Madrid y obviando la fusión de comidas y culturas que hay en los fogones de la capital, la ciudad goza de una gastronomía propia vinculada a la historia de la ciudad digna de degustar.

Más allá de las tapas, hay ciertos platos que deben convertirse en paradas obligatorias cuando estés por Madrid. ¿Has oído hablar alguna vez del cocido madrileño, las gallinejas o las rosquillas de San Isidro? Sobre estos y muchos más, te cuento en este post.

Cocido madrileño

Plato Cocido Madrileño 7 comidas típicas de Madrid y sus curiosidades

Es uno de los platos insignia de la ciudad y uno de los más queridos por los madrileños de pura cepa. Pero ¿a qué no sabías que su origen fue experimental? ¡Sí, sí! Con los restos de comida que tenían las familias menos acomodadas de la época, consiguieron un manjar como este. El primero de todos data del siglo XVII y, paradójicamente, llegó a convivir en la misma época como comida de ricos, servida en restaurantes lujosos, y comida de pobres, servida en las tabernas más humildes. ¡Hasta la mismísima infanta Isabel comía cocido en la Casa Real!

No hay un buen cocido sin unos buenos fideos y garbanzos. Estos últimos tienes que haber sido puestos a remojo entre 10 o 12 horas antes de la cocción. También, hay que cuidar la calidad de la carne, entre ella de cerdo (chorizo, morcilla y jamón, principalmente); ternera (la de morcillo); y tocino.

Por tradición, el miércoles era el día del cocido en la capital, pero, hoy en día, puedes disfrutar de este todos los días de la semana.

Callos a la madrileña

Callos a la madrileña

Junto con el cocido, los callos es otro de los platos más típicos de Madrid. Eso sí, igual que el anterior, se recomienda comerlos en los meses de frío.

Se elabora principalmente con tripas de vacas y se presenta en un cuenco de barro. Suele estar acompañado por rajas de chorizo, morcilla y jamón. Como el cocido, en antaño, este era un plato para la gente más humilde la capital en el siglo XV. Pero, con el paso de los años, fue convirtiéndose en un plato estrella entre la gente de la Corte. Esto llevo a Domingo Hernández de Maceras a presentar una receta de callos, titulada «De manjar blanco de callos de vaca» en 1607.

Bocadillo de calamares

bocadillo de calamares 7 comidas típicas de Madrid y sus curiosidades

Hay veces que los madrileños se conforman con poco. Una clara muestra de ello es el bocadillo de calamares (¿No es preciso que te hablemos de sus ingredientes, verdad?). Aunque tú también puede que te lo preguntes: ¿por qué uno de los platos más típicos de la ciudad lleva pescado si Madrid no tiene mar? Bien sabido es que, desde el siglo XVI, en las mesas de la capital se servía buen pescado, traído desde Galicia y la costa cantábrica.

Su origen, realmente, sigue estando difuso a día de hoy. Unos dicen que fue por la cuaresma y su imposibilidad de comer carne durante ciertas épocas del año; otros dicen que fue por la influencia andaluza en la gastronomía madrileña; y otros que fue una invención de los más pobres cuando migraron a la capital y decidieron montar bares y tabernas para servir a la Corte.

Sopa de Ajo

Sopa de ajo 7 comidas típicas de Madrid y sus curiosidades

Es el plato de la disputa entre el reino de Castilla y Madrid. De hecho, algunos se han atrevido a decir que Castilla-La Mancha y Madrid son gastronómicamente idénticas. Aunque, en este caso, algunas fuentes bibliográficas, apuntan a que su origen se remonta a la ciudad de Zamora.

Su composición es simple a la par que humilde: pan, ajo, agua y huevo. A veces y en algunos restaurantes, también suelen acompañarlo con jamón.

Caracoles a la madrileña

7 comidas típicas de Madrid y sus curiosidades

O te gustan o los detestas. No hay término medio para este plato. Los caracoles a la madrileña tienen su origen en las viñas que antes había cerca de la capital, exactamente en los poblados de Canillas, Fuencarral o Chamartín, entre otros.

Los más tradicionales están cocinados con un sofrito típico de ajo, el cual le aportaba un toque picante. Esto favorecía a que, en las tabernas de la época, los clientes consumiesen más vino y, por tanto, se ganase más dinero. Actualmente, es una tapa típica servida en muchos bares y tabernas de la ciudad. ¿Te atreves a probarlos?

Gallinejas

Gallinejas

¿Has oído hablar alguna vez de las ganillejas? Se trata de tripas fritas de cordero y es uno de los platos más típicos de Madrid y uno de los más habituales en las fiestas de La Paloma y San Isidro.

Empezó a comerse debido a que su ingesta proporcionaba grandes dosis de energía y, además, era un plato bastante barato para la época. Lo típico era consumirlo en las ‘gallinejerías’, servidas en un cucurucho de papel.

Rosquillas de San Isidro

Rosquillas de San Isidro 7 comidas típicas de Madrid y sus curiosidades

En España, la gente es de buen comer, seguro lo sabrás. Así que toda fiesta tiene que ir acompañado de una tradición culinaria. En el casto de las fiestas de San Isidro, estas van asociadas a las rosquillas de San Isidro.

La leyenda cuenta que fueron creadas por Tía Javiera, vecina de Fuenlabrada, y fue tal su éxito que pronto empezaron a venderse en todos los mercadillos de la ciudad.

Actualmente, se conocen como las rosquillas tontas y listas, diferenciándose la una de la otra en su acabado. Las tontas no llevan ningún acabado, y las listas van bañadas con un azúcar fondant.

¿Qué plato vas a probar nada más vengas a Madrid?

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %